03-SUBBETICA.jpg
04-subbetica.jpg

La Subbética

05-subbt.jpg
 

Almedinilla

Este municipio, ofrece originales atractivos gastronómicos relacionados con la cultura romana y el aceite. Por encima de todo, destaca “Los Placeres de la Mesa Romana” donde se podrá degustar la cocina romana amenizada por representaciones teatrales de la época. El otro elemento esencial de su gastronomía es el Aceite de Oliva Virgen Extra de la Denominación de Origen Priego de Córdoba.

 

Algunos platos que se podrán degustar en esta localidad son: la sopa de maimones, el remojón de naranja, el adobillo de patatas, pencas o espárragos, el salmorejo, la sobrehúsa de habas verdes, las migas con chorizo, las gachas de la abuela, el relleno de carnaval, el gazpacho de ajo blanco….

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg

Benamejí

 

Benamejí tiene una gastronomía tradicional variada siendo muy conocidas las aceitunas de mesa, el aceite y sobre todo sus exquisitos melones.

 

Como tierra de buenos melones, se pueden adquirir en establecimientos de la localidad y en puntos de venta de entrada al municipio dando lugar a uno de los eventos gastronómicos veraniegos más señeros como es “la semana del melón” cuyo ingrediente principales este rico manjar.

 

Entre algunos platos a degustar en este municipio destaca el “picaíllo” (naranja, bacalao, huevo duro, cebolla y aceite de oliva), el potaje de garbanzos y espinacas y las albóndigas de boquerones.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Cabra

Los platos típicos egabrenses están en función de la tierra y el agua de cuyo sagrado conjunto suele surgir su privilegio gastronómico. La huerta y la sierra se unen para darnos su riqueza culinaria. De la primera su fresca verdura, con suculentos potajes, y de la segunda sus sabrosas carnes, con magníficos adobos.

 

La riqueza gastronómica de esta tierra está determinada por diferentes factores que, generación tras generación, han ido configurando los hábitos alimentarios. La abundancia de agua hizo posible la fértil vega de las huertas de Cabra, rica en frutas y hortalizas. El cultivo de la vid y olivo, que produce caldos con denominación de origen y aceite de oliva, básico en la dieta mediterránea.

 

Alimentos de origen condimentados con indiscutible habilidad culinaria, dan como resultado platos como el potaje, el empedrao, el gazpacho, o las espinacas con garbanzos.

 

Cabra cuenta con una variada oferta de establecimientos dedicados a la restauración.

pepas.jpg
espacio publi.jpg
 

Carcabuey

La gastronomía Carcabulense está relacionada con las estaciones del año y productos de temporada, aprovechando en cada momento el de mayor calidad.

 

Se trata de una de las cocinas más variadas y sabrosas de la zona, habiéndose creado una amplia oferta turística entorno a Carcabuey y sus platos.

 

A modo de ejemplo y que se siguen realizando hoy en día podemos citar como autóctonos: En tiempos de Matanza (Octubre-Febrero) el Potaje de ‘habichuelas amonás’ con sangre y cebolla, la ‘Chanfaina’ y diferentes embutidos. En Carnaval el Relleno. En Semana Santa el Potaje de Garbanzos con Bacalao o Las Albóndigas de Pescado. En Verano Gazpachos y Picadillos.

 

La bebida más conocida es el "charco" que se bebe en verano.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Castil de Campos

Texto pendiente de recibir por la Entidad Local Autónoma.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Doña Mencia

El placer en Doña Mencía es disfrutar de los platos típicos y de los sabores tradicionales que ofrece la gastronomía menciana, comidas de base sencillas, sabrosas y muy elaboradas. Regadas con un buen vino de la zona.

 

La gastronomía menciana se centra en exquisitos productos derivados del cerdo. Platos típicos de la cocina local son los tomates guisaos, los mojetes y los guisos.

 

Doña Mencía es tierra de vinos finos, bajo el sello de la DO Montilla Moriles se amparan los mejores caldos de Bodegas Mencianas y de Bodegas Luque, además de vinagres Único que cuenta con soleras de más de cincuenta años de antigüedad y con haber sido pioneros en España en el desarrollo de los vinagres dulces de PedroXiménez.

 

El aceite de oliva virgen con DO Baena que poseemos en Doña Mencía se obtiene de un fruto sano y recogido del árbol en el momento propicio.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg

Encina Reales

 

Junto a otros municipios, cuenta entre su gastronomía con una de las bebidas más peculiares y fuertes de la Subbética, el rosoli, elaborado a partir de anís seco y café al que también se le puede añadir hierbaluisa.

 

El Licor de Café a diferencia de otros se le llama Rosoli, es típico tenerlo todo el año, es un producto totalmente artesanal ya que no se comercializa, se elabora en las casas una receta que va pasandode abuelas a hijas no perdiéndose nunca la tradición, en especial destacar su elaboración en Semana Santa y Navidad.

 

No hay visitante que no deguste nuestro magnifico Rosoli Encinarrealeño.

Esta bebida, perfectamente, puede concluir una agradable comida que tenga al Estofado de patatas, (cocinado con costillas de cerdo, trozos de ternera, pimientos, cebolla y tomate), como plato principal.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Fuente Tójar

La base principal de los platos típicos elaborados en Fuente-Tójar es el aceite de oliva virgen extra, dado que el destino forma parte de la Denominación de Origen Protegida Priego de Córdoba.

 

Dentro de la gastronomía tradicional predominan los platos de “cuchara”, como la sopa de maimones, la sobrehúsa, el potaje de semana santa con bacalao o el mojete de espárragos. No obstante, también se pueden degustar otros como las migas o el remojón de naranja.

 

En la segunda semana de agosto se celebra la Fiesta de la Alcaparra; organizada por la Asociación Gastronómica Amigos de la Alcaparra, durante la cual, el sábado se realiza una comida para todos los asistentes que, comprando un ticket con un precio simbólico, reciben una jarra y plato de barro, los cuales se quedarían de recuerdo cada año. Con el plato se puede recoger la cena que esa noche haya preparada y con la jarra disfrutar de barra libre de cerveza, sangría y refrescos. Sin olvidar por supuesto la posibilidad de degustar un delicioso plato de alcaparras.

 

Además, para combatir el calor también es muy habitual elaborar gazpacho de tomate o salmorejo, entre otros.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Iznajar

La gastronomía iznajeña se encuentra muy relacionada con la época del año; así pues, en Noviembre y Diciembre son típicos los platos derivados del cerdo obtenidos de la matanza, como las mohejuelas: guiso elaborado a partir de las vísceras y los sesos del cerdo. En carnaval, el protagonista es el relleno: embutido de huevo, pan rallado, trozos de jamón y pechuga de pavo.

 

Los platos típicos tradicionales es el “salmorejo de naranja y bacalao” y los “huevos volaos”. Además, hay una comida típica que es el remojón de naranja y bacalao. Le suelen poner pan de higos y es una delicia. También lo es el relleno de carnaval.

la abuela maria.jpg
espacio publi.jpg
 

Lucena

Lucena posee un buen conjunto de platos de clara raigambre campesina que aprovechan los más ricos productos de sus campos entre los que destacan sus preciados aceites. Como muestra cabe resaltar la “roña de habicholones”, los pimientos “ajogaos”, el gazpachuelo, las patatas en ajopollo, las albóndigas de boquerones, el potaje de castañas, los bolos o la tortilla al charco, sin olvidar unos extraordinarios esparragados.

 

Sin duda, de las tareas del hogar, sólo las de la cocina, han merecido la denominación de arte y no otra cosa, era lo que conseguían las lucentinas de antaño, que al no contar con suficientes medios económicos, al hacer sus guisos, eran capaces de sustituir el pollo, por unas hojitas de laurel.

 

Los esparragados para acompañar revueltos, ensalada de coliflor, pimientos y tomates rellenos de arroz, huevos al plato con queso, pestiños, gajorros, leche frita, gachas de cuscurrones, turrones de almendra, vinos de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Pedro Ximénez y el aceite de oliva de la Denominación de Origen Lucena. Dieta basada en productos de la zona, y de pescado traído de Málaga.

 

En la pedanía de Jauja que cuenta con una gran riqueza gastronómica como pueden ser las roscas de San Blas, los roscos de vino, las sopaipas, las rebanas, la almendrina o leche de almendra, las papas arrieras, las migas con chorizo, el potaje conbacalao (típico de cuaresma) y el salmorejo entre otros.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Jauja

En la pedanía de Jauja que cuenta con una gran riqueza gastronómica como pueden ser las roscas de San Blas, los roscos de vino, las sopaipas, las rebanas, la almendrina o leche de almendra, las papas arrieras, las migas con chorizo, el potaje con bacalao (típico de cuaresma) y el salmorejo entre otros.

 

La gastronomía propia de esta zona se identifica plenamente con el mundo de la agricultura, sobre todo con sus fértiles huertas, tomates aliñados, pimientos asados y entrantes con todo tipo de verduras de temporada, son la base de la cocina de esta aldea.


También podemos destacar la porra, los potajes de verduras, tagarninas, acelgas… los guisos de legumbres, las naranjas picadas con bacalao, los papillos o barriguillas de cuaresma.

 

Luque

Posee una de las gastronomías de la Comarca más interesantes y atractivas para el viajero.

Como es natural en la Subbética, el aceite, amparado por la Denominación de Origen de Baena, se encuentra en casi toda la gastronomía local.


La bebida típica de Luque es el resol, elaborada a partir de anís, café y canela.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Palenciana

En este rincón de la Subbética, la gastronomía desarrolla una variante semántica en la que se le asignan nombres concretos a platos que en otros puntos se conocen con otros sustantivos podemos asociar esta casuística, a la limitación territorial que tenemos con las provincias de Málaga, Sevilla y en un segundo plano Granada o Sevilla.

 

Es el caso de la “porra crua” en otros sitios denominado Salmorejo, el caso de los “borrachuelos” en otros sitios denominados pestiños o el caso de los “maimones” que es una especie de sopa castellana.

 

Los principales platos de la gastronomía local se componen de elementos sencillos que pueden encontrarse en la misma agricultura siendo la base de sus platos el aceite de oliva virgen.

 

En este sentido podemos nombrar la variedad notable de “porrillas” que con una base de pan, ajo y aceite acompañados con elementos como acelgas, espárragos o almendras, hacen un plato contundente y de gran sabor.

 

Conocidos también en nuestra gastronomía son los “porronchos” que se elaboran a partir de una masa de harina y agua que envuelve un trozo de gamba y jamón y al freírlo da un bocado exquisito y crujiente para el paladar.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Priego de Córdoba

Priego de Córdoba es sabor, aroma y olor entre el amplio abanico de la gastronomía andaluza.

 

Revuelto de collejas, salmorejo, flamenquines, rabo de toro, carrillada, bacalao confitado, palillos de leche son sólo algunos de los platos que el viajero puede degustar en Priego de Córdoba donde tienen un sitio destacado sus zumos de aceituna amparados bajo la protección de la D.O.P. Priego de Córdoba, una de las más premiadas del mundo.

 

Si quieres descubrir el secreto del éxito en la cocina podrás hacerlo recorriendo los numerosos restaurantes y bares del municipio, una oferta que te permite elegir entre tapear o comer a la carta cuyo origen es una cocina tradicional, cuidada y popular.

 

Hacia la tarde y bien entrada la noche Priego de Córdoba te ofrece numerosos sitios donde disfrutar de una copa o café, muchos de ellos cuenta con una agradable terraza para todas las estaciones del año. La oferta nocturna es también amplia y variada. Saborea la esencia de Priego.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Rute

La Villa del Anís y los dulces de Navidad envuelven en un mundo de aromas el sentir gastronómico desde el siglo XVII. Esta dilatada tradición, junto a la gran calidad de sus productos, invitan a degustar los sabores más característicos de esta localidad.

 

Asimismo, gran parte de la economía se basa en el cultivo del olivar, produciendo unos aceites de primerísima calidad, pilar básico de la gastronomía de esta tierra. Los productos derivados del cerdo gozan de gran prestigio que, junto a los platos más típicos (pizporrete, migas, flamenquín, caracoles, rabo de toro, revuelto de collejas, etc) pueden ser degustados en la gran variedad de bares y restaurantes de Rute.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Zuheros

Existen gran multitud de platos típicos de Zuheros, que vienen marcados por las costumbres de sus gentes y por su cercanía a la sierra.

Algunos de estos platos son, por ejemplo, la “Sobrehusa” (guiso de habas con huevo escalfado), las “Cachorreñas” (sopa de bacalao con cáscara de naranja, tomate y pan migado), el “Mojete”, la “Clavellina”, las migas, los remojones, etc.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg