Crespo consejera.jpg

Consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible

La provincia de Córdoba es mundialmente conocida por su cultura, por sus monumentos y, por supuesto, por su gastronomía. Es imposible pensar en Córdoba sin recordar, por ejemplo los arcos de la Mezquita-Catedral o las flores que pueblan cada uno de los rincones de sus patios en el mes de mayo. Los municipios cordobeses son arte porque sus calles, sus casas y su gente están llenas de él.

 

Y esto se refleja también en su gastronomía. Sentarse a la mesa en un restaurante cordobés es un deleite en todos los sentidos porque esta provincia ofrece a los amantes de la buena cocina todo aquello que puedan esperar: materia prima de la mejor calidad, elaboraciones de primera y vinos de excelencia para acompañar cada uno de los platos, desde los entrantes hasta el postre. Jamón, aceite de oliva virgen extra o naranjas ‘made in Córdoba’ son garantía de éxito para recetas culinarias que no dejan indiferente a ningún comensal.

El buen hacer de los agricultores, ganaderos, bodegueros y demás empresarios del sector agroalimentario es fundamental para llevar a los mercados unos alimentos que ofrecen todo el sabor y las peculiaridades de nuestro campo. Productos que los grandes maestros de la cocina, como Kisko García y Paco Morales, saben combinar con la elegancia y sabiduría de quienes ostentan orgullosos en sus restaurantes alguna Estrella Michelin. Estos excepcionales chefs ofrecen a diario una muestra de la más pura esencia cordobesa al apostar por alimentos de temporada y de la zona para sus elaboraciones y mantener viva la tradición de su cocina añadiendo, con gran maestría, pinceladas de actualidad que remarcan aún más la autenticidad de los platos de estilo andalusí que caracterizan a este territorio andaluz.

 

Esta misma tendencia de valorizar la cultura popular se está observando cada vez más, también, en el turismo. Ya pasaron los tiempos en que los visitantes de nuestra tierra se limitaban al ‘sol y playa’. Ahora, además de disfrutar de nuestro magnífico litoral, también buscan conocer más de cerca nuestras raíces, nuestra idiosincrasia… En definitiva, nuestra forma de vida.

 

Por esta razón, los cocineros son hoy embajadores de Andalucía al más alto nivel. Tanto quienes se han quedado en nuestra tierra como los que han salido de ella para llevar a otros países la riqueza andaluza, nuestros chefs tienen un papel fundamental para que los habitantes de todo el mundo conozcan el inigualable patrimonio gastronómico de Andalucía, en el que Córdoba siempre ha tenido, tiene y tendrá un protagonismo indiscutible.

 

Espero que esta guía sirva de gran ayuda a quienes aún no tienen el placer de conocer los deliciosos platos y vinos que componen la cocina y la bodega cordobesa y que, al mismo tiempo, les ayude también a conocer los hermosos rincones de esta provincia.

 

Córdoba es única y destaca por su historia, por su hospitalidad y por su gastronomía. Quien visita una vez esta tierra, repite, porque, como ocurre con la buena cocina: nadie puede resistirse a un manjar que deja buen gusto a pesar de haberse terminado.

 Carmen Crespo Díaz

Juanra Juan Ramon Perez.jpg

Delegado territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca en Córdoba

Quiero en primer lugar felicitar esta iniciativa de realizar una Guía de Turismo Gastronómico de nuestra provincia, un excelente proyecto para acercar nuestra cocina y nuestros alimentos a los que nos visitan. Y hacerlo de forma online, más próximo a las personas interesadas y haciendo uso de las redes sociales, acercándonos y adaptándonos a las nuevas formas de comunicación.

 

Sin duda la gastronomía es una de los grandes fortalezas de Córdoba, un elemento diferenciador que ofrecer al turismo y que en numerosas ocasiones imprime una huella indeleble a quienes han disfrutado de la restauración de la provincia. Así contamos con platos de renombre más allá de nuestras fronteras, como el salmorejo, el flamenquín, el rabo de toro o las berenjenas fritas, acompañados de los vinos del marco Montilla-Moriles, que trasladan una experiencia placentera sobre la base de la excelencia de nuestras tabernas, restaurantes y hostelería en general. Unos establecimientos donde podemos encontrar tradición y vanguardia, comida casera o galardones Estrella Michelín.

Y esta gastronomía sin duda hunde sus raíces en los productos de la tierra, unos alimentos que todo el sector se preocupa de poner en valor. Gracias a la labor de agricultores, ganaderos, industria agroalimentaria y distribución tenemos a nuestra disposición unos productos de excelencia, que incluso nos han facilitado en los peores momentos de la pandemia.

 

Córdoba es la provincia con más denominaciones de origen, un sello de calidad que mostramos orgullosos y que se traslada a nuestra gastronomía. Contamos con siete Denominaciones de Origen Protegidas: cuatro que protegen nuestro aceite de oliva virgen extra (‘Baena’, ‘Lucena’, ‘Montoro-Adamuz’ y ‘Priego de Córdoba’), una DO que protege productos ibéricos (‘Los Pedroches’), otra DO de vinos (‘DO Montilla-Moriles’), y una última de ‘Vinagre de Montilla-Moriles’. Con esta base planteamos una experiencia culinaria a quienes nos visitan, y que año tras año obtiene las mejores valoraciones.

 

La Delegación Provincial de Agricultura y la Junta de Andalucía, como no puede ser de otra manera, apuestan por el sector agroalimentario cordobés, brindándole un apoyo integral desde la producción agrícola y ganadera hasta la promoción de sus productos de calidad, pasando por la modernización de las explotaciones y la innovación en la agroindustria, siempre con los objetivos de mantener a la población rural, producir de manera más sostenible y generar productos de calidad. Con todo este esfuerzo el sector agrario debe continuar siendo el pilar gastronómico sobre el que se sustente nuestra cocina, algo de lo que nos sentimos orgullosos y mostramos a los turistas como un auténtico tesoro.

Juan Ramón Pérez Valenzuela

José María Bellido.jpg

Alcalde de Córdoba

Córdoba tiene prestigio en el exterior. Por su patrimonio histórico inigualable. Por la calidad de la atención. Por su oferta cultural.

Es hora de reactivar esa mirada al exterior para lograr la vuelta del turismo, proyectando nuestro legado histórico, la fuerza de nuestras tradiciones, la singularidad de nuestras fiestas, la calidad de nuestra gastronomía impulsada desde la riqueza que nos brindan las denominaciones de origen de la provincia -aceite, vino, ibéricos...-

Y de mostrar la singular oferta que Córdoba atesora gracias al mundo del caballo, a las citas musicales de referencia como el Festival de la Guitarra, los Patios,...

Grandes citas. Porque Córdoba debe convertirse en ciudad de referencia para grandes eventos, en su más amplia extensión...
Córdoba, ciudad de congresos
Córdoba, ciudad de grandes citas culturales
Córdoba, ciudad de importantes eventos deportivos...

El impulso de iniciativas como 'Córdoba Friendly' sirven para sumar esfuerzos en esa tarea común de avanzar en el posicionamiento turístico de nuestra tierra.

Es momento de mirar al futuro sin complejos, entre todos, sector público y privado... para recuperar cuanto antes ese turismo que es fundamental para consolidar la recuperación económica de Córdoba.

José María Bellido Roche