Restauración con Estrella y Sol

Córdoba es hoy la capital Gastronómica de Andalucía, ya que algunos de sus cocineros se han esforzado por aplicar criterios innovadores a la cocina, recuperando recetas mozárabes o judías, o incorporando criterios de selección de calidad a los platos tradicionales de nuestra tierra.


Por tanto, conocer Córdoba va unido inseparablemente con la degustación y disfrute de su gastronomía y con vivir la cultura del buen comer y el buen beber de sus ciudadanos. La gastronomía cordobesa actual es el resultado de una larga tradición que se deja notar en la variedad de sus platos, en la gran cantidad de restaurantes, tabernas y bares que pueblan la ciudad y en el prestigio de su cocina en el ámbito nacional. Córdoba es una ciudad con ‘Estrella y Sol’.
 

Con Estrella.

Gracias a dos chefs que están convirtiendo a la cocina cordobesa en un referente gastronómico que traspasa fronteras.

La primera estrella Michelín en llegar a Córdoba la logró Kisko García en 2012 tras años de trabajo intenso donde sus raíces tuvieron mucho que ver.

 

​En 2016, sería Paco Morales quien traería a la capital la segunda estrella y en 2019 este chef cordobés ha conseguido la tercera. El reconocimiento gastronómico más importante del mundo para el Restaurante Noor.

Con Sol.

02-.jpg

Restaurante Noor. 3 Soles.

Los innovadores y exquisitos platos que desde las cocinas de Al-Ándalus conquistaron el mundo, regresan a 'Noor' cada temporada. Hay que ser valiente y dominar la técnica, como Paco Morales, para atreverse a realizar un ejercicio de modernidad con estos ancestrales ingredientes.

 

El chef ha convertido la casa del barrio cordobés donde nació en su propia taifa. Cada temporada cambia de siglo, en una cuenta atrás que deja platos tan característicos como el Karim, que primero fue de piñones, después de pistacho y ahora de almendra tostada, erizo del Sáhara y manzana verde con zumaque.

Calle Pablo Ruiz Picasso, 8

01-choco.jpg

Restaurante Choco 2 Soles.

Francisco García, Kisko, propone un interesante y sabroso recorrido por la gastronomía y la historia andaluzas. Sus platos son fruto de un constante trabajo de investigación sobre los fundamentos y origen de la cocina andaluza, con la aplicación de técnicas y productos que ha rescatado del olvido. 

Calle Compositor Serrano Lucena, s/n.

03-celia.jpg

Restaurante Celia Jiménez 1 Sol

El restaurante 'Celia Jiménez' se encuentra en el complejo deportivo Open Arena, a pocos minutos del centro y camino del conjunto arqueológico de Medina Azahara.

 

La chef cordobesa abrió su propio restaurante en 2015, convencida de que existía una cocina innovadora con un marcado acento andaluz para ofrecer al cliente local y al visitante curioso.

 

Platos como el guisillo de callos de bacalao con ñoquis de su brandada, o la papada ibérica, alcachofa y jugo de Montillana. Pura esencia cordobesa, con el mejor toque femenino en un sobrio comedor con solo ocho mesas.

Calle Escritora María Goyri, s/n

churasco.jpg

Restaurante El Churrasco. 1 Sol

Una institución cordobesa surgida de la revolución que hubo en los fogones de la ciudad. Rafael Carrillo continúa la estela que implantó su padre, productos de raíz andaluza y elaboración en su punto con el toque propio, en una castiza y bonita mansión. Gran bodega que armoniza con todo. El churrasco con salsas árabes es una sinfonía de saberes y sabores.

Calle Romero, 16

04-la chucharra.jpg

La Cuchara de San Lorenzo. Sol

El barrio cordobés de San Lorenzo, en plena Axerquía (que siempre invita a dar un agradable paseo), fue el escogido por el cocinero Paco López y su hermano Narciso para inaugurar su negocio familiar en marzo de 2006.

 

En este tiempo 'La Cuchara de San Lorenzo' ha experimentado una notable ampliación y evolución, de taberna a restaurante donde se prima el producto de temporada, platos de cuchara como mazamorra y garbanzos con manitas, estofados y diversos cortes de vaca vieja, incluida la picanha tan apreciada en Brasil. Con dichos mimbres sus responsables han sido capaces de compaginar elegancia y desenfado.

Calle Arroyo de San Lorenzo, 2.