00-campiña sur.jpg
01-campinasur.jpg

Campiña Sur Cordobesa

02-grupo campina sur.jpg
 

Aguilar de la Frontera

Como plato más genuinamente aguilarense, podríamos destacar las “joecas” -antigua cena de aceituneros-, al igual que el puré de tomates y huevos, el estofado de alcachofas, el conejo en salsa, el salmorejo, el gazpacho, entre otros, cuyos ingredientes básicos proporcionaban las huertas, el campo o la cacería.


Respecto al arroz con gallo, éste solía comerse próximo a la celebración de la Feria de San Miguel al cocinar las aves subastadas.

grupo guillermo.jpg
espacio publi.jpg
 

Fernán Núñez

La oferta culinaria de la localidad es muy diversa desde bares de tapas donde se pueden degustar exquisiteces como lengua en salsa, callos, croquetas o flamenquines hasta restaurantes que ofrecen platos mucho más elaborados y complejos.

Con todos estos ingredientes se elaboraban platos utilizando técnicas culinarias recibidas de nuestros antepasados, Árabes, judíos y cristianos.

Gazpacho, sopa de tomate espárragos o almendras, cocido, espinacas con garbanzos, guiso de lentejas o habichuelas, Garbanzos en viernes, gallina en pepitoria, papas con bacalao, Arroz con Gallo liebre o conejo.

 

Pajarillas o asadura frita, lomo en manteca, Gallo de campo con tomate, papas aliñas o pisto.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

La Guijarrosa

Si por algo destaca la gastronomía de este pequeño municipio es por sus famosas ACEITUNAS “PARTÍAS”.

 

La Guijarrosa es reconocida por el arte del aliño de las aceitunas.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

La Rambla

La Rambla ha sabido aprovechar y transformar la llamada trilogía mediterránea –cereales, olivares y viñedos– en deliciosos platos. En ellos no pueden faltar el aceite de oliva virgen extra de la Cooperativa Nuestro Padre Jesús Nazareno, las harinas de la fábrica San Lorenzo o los excelentes vinos con Denominación de Origen Montilla-Moriles.

 

La enumeración de platos cocinados caseros se haría interminable de no destacar los más representativos.

Antiguamente, las migas, la salivila-grajo (con aceite, ajo picado y sal en una macetilla para mojar miajón en el desayuno) o las rebanás fritas aguadas con sal, han sido alimentos básicos en la dieta de campo. En los guisos, el cocido y el arroz con bacalao pueden ejemplificar los platos con tradición local. En el primer caso, aprovechando las ricas legumbres con las carnes y tocinos de la matanza que anualmente se hacía por buena parte de las familias rambleñas, y que hoy prácticamente ha desaparecido, con lo que se ha perdido una parte del patrimonio gastronómico secular: los chorizos, morcillas, chicharrones, salchichón, tocinos y jamones salados.

 

Entresacamos de lpuzzle culinario de La Rambla, el bacalao encebollao, las fritás de habas, la naranja picá, con ciertas posibilidades en los ingredientes –bacalao tostado, aceite, azúcar, miel, …- y con un evidente poder alimenticio, además del arrope, mosto hervido con trozos de calabaza o ciruela para untar en el pan.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Montalbán

Platos típicos son el gazpacho, las naranjas picadas, el salmorejo, las sardinas crudas, la boronía (guiso a base de habas secas con berenjenas).

El ajo, es evidentemente, uno de los ingredientes estrella de las cocinas montalbeñas donde se combina tradición e innovación con espectaculares resultados.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Montemayor

En Montemayor se pueden encontrar platos típicos como la gallina a la pepitoria, además de guisos como potajes y pucheros con verduras frescas y habas con berenjenas.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Montilla

Entre sus platos tradicionales como son las alcachofas y riñones a la Montillana, la naranja picada, el picadillo de tomate, los pies de cerdo estofados, el crispin, el salmorejo y el gazpacho blanco.

 

El producto más afamado que Montilla aporta a la mesa son los vinos Generosos, criados sin prisas en sus umbrosas bodegas, que son de varios tipos: Fino, Amontillado, Oloroso y Pedro Ximénez, a los que se ha incorporado en los últimos años el blanco joven de mesa. Así como tampoco podemos olvidar la importancia de sus Vinos de Tinaja, un vino fresco del año con innumerables matices.

rincon del conde.jpg
espacio publi.jpg
 

Monturque

La gastronomía de Monturque está enmarcada en la cocina andaluza y especialmente en la cocina tradicional cordobesa. Una excepcional gastronomía a base de productos e ingredientes naturales en la elaboración de sus recetas, tales comoel aceite de oliva y el vino con Denominación de origen Montilla-Moriles.

 

En Monturque se mantienen las diferentes tradiciones gastronómicas para cada época del año y para las distintas festividades. La gastronomía de la Semana Santa está representada por los típicos potajes a base de bacalao.

 

En Navidad, y tras la matanza del cerdo, es tradicional la elaboración casera de morcilla de sesos y chorizo. Otros platos también típicos sonel conejo ensalsa de almendras y las espinacas congarbanzos.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Moriles

El turismo y la gastronomía son dos elementos para el disfrute tanto cultural como sensorial que cada vez están más unidos por su necesaria complementariedad; nadie concibe una visita cultural a un monumento, un
museo, una lúdica mañana en el campo, un paseo por una idílica bodega o lagar, o una placentera caminata alrededor de una laguna, sin tener un plan para comer o cenar en un acogedor restaurante degustando los mejores productos de la tierra.

 

La base de la gastronomía Morilense es la cocina tradicional, que utiliza productos sencillos pero que el paso del tiempo y la sabiduría popular han sabido macerar para llegar a nuestros días dando muestras de una calidad y un sabor exquisitos... siendo platos típicos de Moriles: el picadillo de tomate, el salmorejo, la naranja picada con bacalao, los revueltos de habas, por Semana Santa, el potaje con bacalao y las albóndigas de pescado.

 

Otros platos típicos de Moriles son la sopa de uvas, popularmente conocida como “sopa de gato”, las gachas de mosto ola flamenca.

 

Pero el producto que da fama a Moriles es el vino fino, de extraordinaria calidad, que se puede tomar en tabernas y bares.

pepe e inma.jpg
espacio publi.jpg
 

Puente Genil

La gastronomía en Puente Genil es rica y variada. En la dieta pontanesa siempre han estado presentes verduras y hortalizas. El río Genil atraviesa nuestro término municipal, poblando de innumerables huertas sus riberas que, desde antiguo han abastecido la comarca de frutas y verduras de excepcional calidad. Si a ello le unimos nuestros renombrados y premiados aceites de oliva, tenemos la base de una excelente cocina. Una cocina fundamentada en los productos hortícolas que se puede degustar en los restaurantes y ventas situadas en nuestro término municipal.

 

De la huerta a la mesa, productos de altísima calidad, unidos a la carnes, pescados y mariscos, propiciados por la cercanía de la costa y por contar desde el siglo XIX con estación de ferrocarril. Los productos derivados de la matanza del cerdo ocupan un lugar destacado, entre ellos el lomo adobado y los chorizos caseros. Incluir el flamenquín, el salmorejo, el lomo con almendras, que son algunos de los exquisitos platos de nuestra cocina más tradicional.

 

Para la fiesta de San Marcos el 25 de Abril se elabora una ensalada caldosa, con huevo duro troceado, típica de Puente Genil, aunque se puede tomar en cualquier época del año.

 

Los vinos finos de Puente Genil, elaborados por Bodegas Delgado y Vinolea La Purísima, así como los de aguja para acompañar el marisco, son de gran calidad. Contamos también con producción de tinto y verdejo, con la Bodega El Pujío - pionera de la producción de tinto en el sur de Córdoba. El típico ocho, por su forma, realizado con masa de pan también es propio de Puente Genil.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

San Sebastián de Los Ballesteros

El plato más popular es el pavo con fideos, que el día de San Sebastián (20 de enero) se reparte a los vecinos del pueblo así como al resto de personas que en dicho día se acercan a degustar este manjar.

 

La receta es herencia de aquellos centroeuropeos que hace ya más de 250 años se asentaron en el municipio. Se trata de un guiso caracterizado por la mezcla de pavo con fideos elaborados a mano, resultantes de una masa compuesta por harina y huevo. No obstante, parte del éxito de este plato resulta de encontrar el punto exacto de cocción.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg
 

Santaella

Desde hace muchos años, el día de Reyes a los más pequeños se les regala un pequeño pastel de hojaldre y en Cuaresma es tradicional el típico chorizo al vino en los “grupillos de Semana Santa” o el potaje de cuaresma.


Y con la llegada del invierno, en navidad, podemos disfrutar de las sabrosas migas, son típicas los dias de lluvia, ya que, al ser Santaella un pueblo tradicionalmente agrícola, los días que llovía no se podía trabajar en el campo y se realizaba esta receta que es trabajosa y necesita bastante tiempo.

espacio publi.jpg
espacio publi.jpg